10 Razones para Contratar una Empresa de Jardinería para el Mantenimiento del Jardín de una Comunidad de Propietarios

Comencemos por dejar claramente que esto no es aplicable a todos los jardineros autónomos en defensa de la empresa de jardinería, ya que existen profesionales muy cualificados que ejercen el mantenimiento de jardines en Madrid de manera eficiente y responsable. No es nuestra intención desmerecer el trabajo de nadie y mucho menos generalizar.

Este post tan delicado, que pudiera suscitar resquemores por parte de colegas de profesión, se refiere a comunidades de vecinos exclusivamente por lo que va dirigido a administradores de fincas y presidentes de comunidades de propietarios fundamentalmente.

Siempre basándonos en nuestra experiencia, nos atrevemos a realizar la recomendación de contratar una empresa de jardinería profesional para el mantenimiento de jardines en comunidades de propietarios por los siguientes motivos:

  1. El primer motivo es el de la seguridad. Seguridad, por un lado para la Comunidad de Propietarios por un lado y por otro para el propio jardinero autónomo. ¿Por qué? porque muchos jardineros autónomos ejercen la profesión sin estar debidamente dados de alta en la Seguridad Social, bien por no poder satisfacer las cuotas de autónomos, bien por desconocimiento o bien por ser incompatible con la percepción de una  una prestación por desempleo por ejemplo. En este caso, si el trabajador sufriera un accidente en el ejercicio del mantenimiento de la comunidad, es la propia comunidad y su órgano de gobierno, quienes son responsables de dicho accidente y el trabajador podría demandar a la comunidad con un coste considerable en defensa de la comunidad y posterior y casi segura indemnización al trabajador.Empresa de Jardinería
  2. Por otro lado, existe la posibilidad de que el jardinero autónomo reclame un contrato laboral por considerar que existe continuidad en el mantenimiento de la Comunidad de Vecinos y considerarse como por ejemplo el portero o el conserje que están dados de alta en el Régimen General de la Seguridad Social. En caso de ser condenada la comunidad a realizar un contrato laboral al jardinero, cada vez más frecuente, la comunidad tendría que hacer frente con recargo a las diferencias de su sueldo y el sueldo del Convenio Estatal de Jardinería así como a las cantidades no satisfechas por bienios, ropa del trabajador, pluses de desplazamiento y muy especialmente por Seguridad Social no pagada. Las cantidades pueden ser astronómicas para una comunidad pequeña.
  3. Un jardinero autónomo seguramente no disponga de un Seguro de Responsabilidad Civil que proteja a la comunidad por actuación u omisión del trabajo del jardinero, con lo cual la comunidad está desprotegida. Una empresa de jardinería sí dispondrá de dicho seguro de responsabilidad civil aunque sólo fuera por interés egoísta.
  4. Al ser su propio jefe, el jardinero de la comunidad de vecinos, no cuenta con la supervisión del trabajo por parte de un superior o encargado experto en jardinería que organice los trabajos convenientemente. Por este motivo, los jardines mantenidos por autónomos, pueden ir deteriorándose siendo más caro recuperarlos.
  5. Compromiso. Un jardinero puede cambiar de comunidad de vecinos si encuentra otra que le paguen más por menos trabajo. Con una empresa de jardinería, uno tiene la certeza de que si a la empresa la contratan en otra comunidad, contratará otro jardinero manteniendo el de su comunidad.
  6. Economía. A la larga es más económico se mire por donde se mire.  Por ejemplo, el nivel de calidad de herramientas que puede adquirir una empresa de jardinería es mayor que el de un jardinero autónomo por el sencillo motivo de que es más probable que la amortice, por tanto, al tener mejor maquinaria, el trabajo se hace con menos esfuerzo y menor tiempo. Asimismo, una empresa que compra decenas de miles de euros en material, obtendrá mejores precios que un jardinero que gasta unos pocos cientos de euros al año.
  7. Sustitución del trabajador. Si su jardinero cae enfermo o tiene un accidente, no le será fácil ni rápido sustituirle ya que los presidentes de comunidad se dedican a otros menesteres. Con una empresa de jardinería, la sustitución está asegurada. Por otro lado, ¿quién se hará cargo del jardín cuando marche el jardinero autónomo de vacaciones?
  8. Eficiencia. La organización del trabajo por parte de un gerente de empresa de jardinería que está acostumbrado a trabajar mantenimientos de comunidades y obras de jardinería con presupuestos y plazos de entrega, es mayor que la de un jardinero autónomo. El jardinero que trabaje por cuenta ajena, ha de justificar convenientemente sus horas de trabajo a sus superiores. Si el jardinero no cumple, la empresa pierde dinero, por lo que supervisa los trabajos de jardinería.
  9. Especialización de trabajos. Un jardinero puede realizar numerosas actuaciones para gestionar el mantenimiento del jardín de la comunidad, pero en ocasiones se requiere de especialistas en obra civil o en poda en altura, y esta especialización la puede proporcionar una empresa de jardinería que cuente con varios empleados especialistas en diferentes áreas.
  10. La tranquilidad de delegar. Este punto es clave. Una junta de gobierno de una comunidad de vecinos que delega en una empresa de jardinería con capataces y encargados de supervisión del trabajo, le quita muchos quebraderos de cabeza y se aseguran de que el trabajo se realiza correctamente y de forma profesional.
  11. Una razón más, la garantía de los trabajos y de las plantas. Una empresa de jardinería seria, garantizará las plantas y árboles de su jardín contra errores por acción u omisión en las labores de mantenimiento.

About the author

Santi L